miércoles, 1 de diciembre de 2010

Cansa tener que insistir en la evidencia real

A pesar de los años y vivencias, cada día es una sorpresa en esta selva bursátil.
Qué salvajadas son capaces de programar y poner en marcha ¡!
Con qué facilidad consiguen propalar a través de los media las noticias que a ellos les interesa para tal fin ¡!
Y con qué ignorante suficiencia aparecen por todos los foros y lugares miles de analistos capaces de lanzar opiniones sin sentido ni respaldo alguno, ni de datos, ni de hechos ¡!


Hasta nos obligan a los que profesionalmente de verdad creemos saber un poco, y procuramos permanentemente contrastar nuestras públicas opiniones nos obligan a revisar y contrastar de forma permanente lo que decimos.
Lo hacemos.
Lo publicamos.
Pero dos minutos más tarde vuelven a la carga diciendo las mismas monsergas sin argumento alguno que contraste nuestra opinión.
Y, por si fuera poca la osadía, encima, te insultan o levantan falsos testimonios con toda impunidad.
Es muy desalentador.

Llegas a la conclusión de que nada sirve hacer públicos tus análisis y conclusiones.
Que a la gente le gusta ser borrego, o tener orejeras que sólo les permiten ver lo que, quien sea, quiere que vean.
Y, si encima, intentas exponer algo que no esté de moda, que esté contra la opinión coyuntural de “la mayoría activa” (soy un firme creedor de “la mayoría silenciosa”), vas listo
.

Por mucho que a posteriori los datos y hechos confirmen tus opiniones y conclusiones previas, volverán a repetir una y otra vez sus falacias, con la absoluta convicción de que ésta vez sí, que ahora la cosa es distinta.
Realmente cansa tener que estar siempre a la defensiva.
En vez de poder avanzar y dedicarme a profundizar en más temas y tiempo libre, me veo obligado a tener que estar haciendo público una y otra vez lo que los hechos y datos reales muestran.

Por ello quiero dejar bien clara una cosa: de igual manera que cada vez es más evidente la enooorme diferencia entre un banco profesional y una banqueta política, de igual manera es evidente la diferencia entre un des-gobierno económico realizado por una panda iluminada y radical, y el buen hacer profesional de corporaciones internacionales que incluso están aprovechando la crisis para avanzar más y asegurar un buen futuro a sus accionistas.

Y NO me creo que esa evidencia no la sepan los que mueven los hilos del poder real.
Por ello, NO me creo que esta crisis bajista de los activos de renta variable de corporaciones internacionales profesionales: nos quieren comprar a precio de gato muerto lo que realmente es una sabrosa liebre
.

Saludos,

1 comentario:

  1. Pedro:

    Esa evidencia la saben y están actuando en consecuencia. Como no hacen lo que debiera parecer evidente, debes preguntarte: ¿qué está ocurriendo para que no hagan lo evidente?

    Yo pienso que pueden controlar las cotizaciones ahí abajo e ir reuniendo dinero saliendo de otras inversiones que les son rentables. Posiblemente estén vendiendo bonos e incluso oro, sin hacer ruido. Quizá les haya sido y les sea muy rentable jugar con las paridades de monedas.

    Cuando tengan acumulado todo lo que deseen y hayan salido de otros mercados dejando a muchos incautos que habrán comprado en lo más alto, o las paridades se sosieguen y sea previsible mucho tiempo de poco cambio, resultará que ya no habrá papel y todos querran comprar lo que no compraron a excelentes precios.

    ResponderEliminar

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.