sábado, 21 de mayo de 2011

El empleo y la democracia española (4)

A pesar de ese cuatrienio tan espectacular (“el milagro económico español”)...
desde 1974 hasta 1998 el empleo creció en España en sólo 1,6 millones de personas
, al aumentar desde los 13,4 millones a los 15 millones de ocupados.
Por tanto, en tasa anual, en ese periodo de 24 años, el aumento del empleo fue de 45.000 personas.

De ese crecimiento, 1,3 millones se produjo en el sector público y sólo 0,3 millones en el sector privado.

El desempleo, por su parte, pasó de menos de 500.000 personas –un auténtico paro friccional– a 3 millones, alrededor del 18% de la población activa.

En ese mismo periodo de 24 años, la población española pasó de 34 a 40 millones de personas.

Era evidente que el paso siguiente era ABSOLUTAMENTE NECESARIO Y JUSTIFICADO que se apoyara y propulsara aquellas actividades y sectores con fuerte consumo del factor trabajo (mano de obra), que era el factor excedente de más en España.
Sectores que habían sido el motor de la única fase anterior de desarrollo de empleo en la España democrática anterior (la etapa 1986/1990 antes señalada), y que se había ralentizado/hundido en los años posteriores a los acontecimientos del 92.

EXISTIA UNANIMIDAD AL RESPECTO, todos los economistas independientes y todas las instituciones respaldaban que se propulsara el desarrollo del sector inmobiliario y del sector de infraestructuras (y la UE concentró sus ayudas a esos sectores precisamente).

Hago mucho hincapié en el tema porque hay mucho charlatán ignorante que critica que España apoyara y propulsara en un momento dado de su historia económica, esos sectores que más necesitaban del factor que más nos sobraba.

...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.