sábado, 21 de mayo de 2011

El empleo y la democracia española (5)

Analicemos con más detalle la evolución que se ha producido tras el cuatrienio del “milagro económico español”, es decir, a partir de 1998, año en el que comienza, de hecho, un nuevo ciclo, impulsado por la sustitución de la peseta por el euro.

Expongamos primero datos generales del periodo, para luego separarlo en dos etapas radicalmente distintas, separadas por el fatídico 2.007.

1.-En números y porcentajes sobre la población activa, la evolución en el periodo 1998-primer trimestre de 2011 ha sido la siguiente:

.)Parados en diciembre de 1998 = 3.000.000 personas (18,1% de la población activa)
.)Nacionales incorporados al mercado de trabajo en ese período 1.500.000 personas
.)Inmigrantes activos 4.700.000 personas
=TOTAL 9.200.000 personas

La situación laboral de esos 9,2 millones de personas en el primer trimestre de 2011 es la siguiente:
1.Ocupados: 3.100.000 millones
2.Parados: 5.000.000 millones
3.No activos, o economía sumergida o emigrados: 1.100.000 personas

Lo que significa que la burbuja crediticia provocada por el euro financió temporalmente el crecimiento del sector de la construcción, del inmobiliario y de las industrias y servicios dependientes de ambos sectores.
Por otra parte, ha dejado incorporados a nuestra economía el crecimiento del empleo de las Administraciones Públicas y el de los sectores que prestan servicios sociales y una cifra inmanejable de 5 millones de parados.



2.-Hay un segundo factor que ha trastornado radicalmente la realidad española: la masiva inmigración.
En 1998 apenas había 500.000 inmigrantes viviendo en España, la mitad de ellos nacionales de países miembros de la Unión Europea.
Pero el “milagro económico español” y el populismo de los políticos se convirtieron en un gigantesco imán de atracción inmigratoria.
En 2008 su número alcanzaba los 5 millones y en la actualidad superan los 6 millones.
Una inmigración tan alta –de hecho suponía el 50% del total de los trabajadores españoles ocupados en 1994– ha sido una verdadera revolución política, económica y laboral.

Para terminar de analizar este tema señalemos que otro dato a tener en cuenta es que el desempleo actual entre los inmigrantes en activo es del 32%, lo que significa que 1,1 millones de personas están en paro, y que los inactivos son otros 1,1 millones. Sólo 2,4 millones están ocupados en la actualidad, de los casi 5 millones de trabajadores que han llegado a España en los últimos años.



3.-Creo que puede decirse de manera somera que el ciclo expansivo 1998-2007 de la economía española fue provocado por tres circunstancias muy señaladas:
3.1 los bajos tipos de interés marcados por el BCE (siguiendo las necesidades de los países centrales europeos), y las facilidades crediticias (los sistemas financieros europeos estaban con alta liquidez ociosa por la cuasi recesión interna derivada de la "crisis punto com", y se brindaron gozosos a financiar el "desarrollo" español) durante diez años,
3.2.-el afán de los españoles por invertir en edificaciones ("la vivienda nunca baja"),
3.3-y la llegada incontrolada de 6 millones de inmigrantes, de los que casi 5 millones se integraron en el mercado de trabajo.

Este ciclo se centró en la creación de empleo en el sector de la construcción, así como en el industrial y el de servicios ligados al primero, junto con el del sector público, que incrementó sus efectivos para prestar todo tipo de servicios, necesarios e innecesarios.
El resto del crecimiento del empleo se produjo en sectores en los que el aumento de la demanda de bienes y servicios de una población que había pasado de 40 a 47 millones lo hacían necesario.

Ese tipo de crecimiento económico era poco productivo, y, por supuesto, poco generador de recursos futuros con los que devolver las financiaciones recibidas, porque el sector de la construcción y el de la industria y los servicios dependientes del mismo son poco productivos y aún menos lo es el del sector público.

...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.