lunes, 13 de junio de 2011

AFDR 12junio11 del Ibex35 – Parte general:datos

1.-El yield de los activos soberanos “centrales” (Alemania y USA) ha vuelto a disminuir esta semana (con la consecuente subida de los precios de los mismos), pero no ha ocurrido así con los activos soberanos periféricos:
.) En efecto, el yield nominal del bono español, ha subido 23pb durante la semana (el 4,4%), aumentando a 251pb su prima de riesgo o diferencial nominal respecto al bund alemán.
Consecuentemente, en términos reales el yield ha subido hasta el 1,805% que sigue siendo 34% inferior a su media histórica (2,75%),
.) el yield nominal del bund alemán ha descendido 9pb, y consecuentemente, también su yield real, hasta el 0,645%, es decir, el 68% inferior a su media histórica, e inferior también al yield de los bonos deflactados alemanes (una aberración sin sentido),
.) y el yield nominal del bond “useño” (2,97%) también ha bajado 3pb, reduciéndose hasta un rendimiento NEGATIVO (-0,223%) en términos reales.
Algo histórico y absurdo que muestra claramente cómo se ha inflado la burbuja de precios de los activos soberanos “useños”, solo explicable por las compras masivas de la Fed y sus QE IyII (… da escalofríos pensar que haberlos haylos que defienden un próximo QE3).

Como pueden observar, en todos los casos el yield real de los activos soberanos es MUY inferior a su media histórica (incluso negativo en el caso de los “useños”), lo que se contempla, como señal de una súper burbuja a punto de explotar, y que nos indica que, o realmente desciende la inflación, o más pronto que tarde habrá un alza de los intereses nominales, sin que ello debiera entenderse como problema alguno para los activos de renta variable.
Consecuentemente, lo que se publique utilizando la subida del yield de los activos soberanos (si no descendiera la inflación) como excusa para justificar un potencial bajonazo de los mercados de renta variable no tiene sentido alguno.
Aunque es cierto que, a corto plazo, dicha subida puede ocasionar tensiones bajistas transitorias de importancia en los mercados de renta variable, no es menos cierto que también puede ser una causa para un transvase masivo de fondos desde los activos soberanos (la subida del yield significa bajada de los precios) hacia activos de renta variable sólidos, solventes y diversificados internacionalmente, que en la actualidad están infravalorados intrínsecamente.

Hay una otra alternativa cada día más extendida que separa el caso alemán del “useño”.
En el caso del bund alemán es evidente que cada día hay más temor a un default de los países periféricos.
En el caso del bond “useño” se piensa que puedan empezar a retornar capitales que habían sido tomados previamente a coste negativo real para invertirse en activos reales con precio creciente (commodities) o mejor yield (activos soberanos de países emergentes)… el miedo a que esos activos puedan haber creado una peligrosa burbuja, y con ello afectar también a los países emergentes, puede ocasionar un tsunami monetario de vuelta a los países centrales desarrollados.
Con esta tercera alternativa, podrían mantenerse los yields tan bajos (incluso negativos) de los activos soberanos centrales, y ello podría impulsar a los activos de renta variable de dichos mercados (así como a los equilibradamente diversificados internacionalmente).



2.-Debido a la expuesta evolución, el yield nominal base del activo soberano ponderado aplicable a las entidades del Ibex35 se ha elevado 4,02% esta semana, hasta el 5,2196%.
En términos reales, dicho yield base del activo soberano ponderado aplicable a las entidades del Ibex35 (1,563%) es 43% inferior a su media histórica.



3.-Al cierre del viernes, con un consenso que mantiene inalterable en el 2% el crecimiento del core BPA11 de los integrantes del Ibex35 (personalmente lo he aumentado al 3%, pues considero que el sector bancario del Ibex35 mejorará un 8%), los hechos nos dicen que estamos en un nivel de cotización que significa un PER11 de 9,2349 veces dicho BPA11 (recordemos que la media histórica asciende a 14,1 veces, es decir, 52,7% más).


Ello significa que:
.)el earnings yield del Ibex 35 alcanza el 10,8285% nominal (!!!),
.)equivalente a un earnings yield real del 6,977% (!!!),
.)es decir, con un diferencial (prima de riesgo) de yield real para con el yield base del activo soberano ponderado aplicable a las entidades del Ibex35 de 517,2pb (!!!), es decir, un 117,3% superior a la diferencia media histórica de ambos yields reales (que es 238pb).


Pueden Vds. claramente observar la aberrante disparidad existente en los mercados, a la que hemos aludido repetidamente:
*por AFD, el mercado de activos de renta variable está excesivamente infravalorado, y sus fundamentales intrínsecos le dan un recorrido potencial alcista del 52,7% si se tienen en cuenta sus propias medias históricas)
*pero el mercado de activos de renta variable está está aún mucho más infravalorado por AFDR, ya que si se miden los fundamentales en términos relativos con el mercado de activos soberanos, el recorrido potencial alcista aumenta hasta el 117,3%).


Ello nos respalda al afirmar que una caída de los activos soberanos NO tiene por qué necesariamente perjudicar a los activos de renta variable infravalorados intrínsecamente (que llegan a tener un earnings yield real que multiplica por cuatro el yield real de los activos soberanos).
Al contrario, puede incluso beneficiarle si se produce el potencial trasvase de recursos entre los dos mercados (como prevén los AFFs) al tener en cuenta que hay un margen importante entre la infravaloración relativa derivada del diferencial entre el earnings yield y el yield de los activos soberanos, muy superior a la infravaloración intrínseca de los activos considerados en sí mismos.



Consecuentemente, al combinar ambos factores, la fuerte bajada (3,26%) de las cotizaciones de los activos de renta variable, ha sido superior a la bajada de precio de los activos soberanos, significando que el earnings yield ha disminuido más de lo que lo ha hecho el yield base del activo soberano ponderado aplicable a las entidades del Ibex35.
Como consecuencia de ello, las bandas AFDR han tenido una evolución DEcreciente esta semana, obteniéndose estos nuevos niveles claves AFDR:
.)el 10.051,9 es el nuevo límite máximo de la banda pesimista de la fase recesivo/depresiva (alias "nivel yuyu"),
Como el cierre del viernes (9.950,8) fue inferior a dicho “nivel yuyu”, ello quiere decir que estamos plenamente dentro de dicha banda pesimista, cuya evolución me es imposible medir, pues soy incapaz de analizar la posible evolución del miedo-pánico-histeria, y otras actuaciones humanas semejantes.



Análisis de los datos en su conjunto:

*Como pueden observar, no señalo otros niveles AFDR, ni añado más aspectos del AFDR, de igual manera que tampoco voy a mencionar pautas históricas, ni vivencias anteriores. Como dije la pasada semana, tras un mes en el que hemos estado tonteando alrededor del “nivel yuyu”, nuestro refranero nos avisaba que “tanto va el cántaro a la fuente…
Lo único que quiero añadir es lo que ya he dicho en mi colaboración anterior “Comentario post cierre 10junio11 (Actualizado)”: que no veo a las manos grandes haciendo cola para vender, y que lo que sí veo es mucho inversor preocupado “por lo que pueda ocurrir”. Es decir, que la bajada la hemos producido MAS nosotros, los que no somos bajistas, pero tememos que los otros lo sean, que los bajistas propiamente dicho. Es lo que los que no somos ATs llamamos sobreventa. Y si ello es así, no creo que tarde la reacción contraria.


Por ello repito la CONCLUSIÓN de la semana pasada:
¿Entonces?
Pues yo nada puedo decir.
NO soy una bola mágica adivinadora del futuro.
Yo sólo puedo exponer los datos y sacar las conclusiones que me dicta el análisis.


Lo único que puedo añadir es simple: pocas veces me ha ocurrido algo semejante en mi vida bursátil.
Lo que estamos viviendo es un acontecimiento excepcional que pocas veces ocurre históricamente.
Las dos veces que a mí me ha ocurrido fueron a principios de los años 2.000 y 2.009.
Como pueden observar, las consecuencias fueron aterradoramente opuestas: un bajón importante la primera, y un subidón histórico la segunda.
Pero lo curioso es que en ambos casos lo que realmente aconteció fue justo lo contrario de lo que todo el mundo esperaba: bajón cuando todos veían un futuro feliz sin límites, y subidón cuando todos creían estar en el fin del mundo.
Personalmente tuve suerte.
Como siempre he confesado, en ambas ocasiones estuve en el bando correcto. Pero, también, en ambas ocasiones tuve meses previos duros y costosos (el año 2008 fue EL año más duro de mi vida bursátil).


Por mi parte es todo lo que puedo decir en estos momentos: yo voy a seguir mi AFDR.
Consecuentemente, sin duda, aumentaré o disminuiré mi exposición bursátil neta conforme me lo señale el AFDR. Y actualmente me dicta que debo tener exposición bursátil neta nula.
Ahora bien, lo que NO voy a hacer es tener exposición bursátil negativa (como hice desde finales del 1999 a mediados del 2003) porque el AFD es muy claro, y no me autoriza a hacerlo: los activos de renta variable están intrínsecamente MUY infravalorados (ADEMÁS de la infravaloración relativa que nos da el AFDR).

Que cada cual haga lo que crea más conveniente.
Por mi parte, si atravesamos el nivel maldito y nos introducimos en la banda infernal, yo todo lo que podré hacer es tenerles al corriente de cuándo volveremos a salir de ella.

Que tengan un feliz domingo,

1 comentario:

  1. No sé que pueda haber ocurrido. Te he publicado yo esta entrada que estaba como borrador.

    ResponderEliminar

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.