domingo, 19 de junio de 2011

Sobre Botín

Con el debido respeto a los propietarios y lectores de este blog.

Debido a que no se que pueda estar ocurriendo con un comentario que he puesto en contestación a BF sobre el asunto Botín, que por dos veces he conseguido publicar y que por dos veces ha desaparecido, empleo el recurso de publicar una entrada como anónimo para que pueda ser leída mi opinión.

Disculpen las molestias.


(Sobre las once y media puse un comentario sobre este asunto de Botín. Llegué a publicarlo, pero ha desaparecido, por ello vuelvo a pegar lo que escribí).

Yo me pregunto cuánto le costaría a Botín esa evasión de capitales y esa defraudación fiscal si fuese un ciudadano de EEUU. Cualquier juez de cualquier juzgado de barrio o distrito lo hubiese llevado sin contemplaciones al talego y una vez allí contemplaría el mundo de otro modo.

Botín, aquí ha liquidado su deuda por lo que le han pillado. Seguramente habrá mucho más en otros sitios que siguen opacos. Mientras no se le pille no va a declarar nada de nada, pero de lo que se le ha descubierto y aún habiendo liquidado con nuestro fisco, se puede intuir que ha habido delito fiscal. Se trata de ver si ha habido o no delitos que merezcan ser castigados con penas de cárcel. Por mucha o poca vendetta que pueda haber los delitos hay que perseguirlos. Los otros 6000 pillados que no han practicado ninguna liquidación, cambiarán de cara si se inician procesos penales, y creo recordar, ahora no estoy totalmente convencido, que de pruebas robadas, en la vía penal, pueden iniciar todo un proceso.

Botín no es ningún santo ni tiene vocación de serlo, más bien todo lo contrario. Contra las sanguijuelas de la sociedad hay que actuar y él tiene pinta de poder ser la mayor de las que pululan en nuestro país.

Siempre nos han dicho que el poder corrompe, pero no es tan así. Lo que corrompe de verdad es tener acceso al dinero y patrimonio de los demás, porque a partir de ese momento, parte pasa a ser ilícitamente propiedad de uno.

No justifiquemos lo injustificable. Perseguir un delito de 2000 € al estado le cuesta bastante más que esos 2000 € y sin embargo se persigue. Entre otros motivos para que impere la ley en el resto de ciudadanos. Es lamentable que se pierdan millardos, pero eso no justifica a Botín, ni lo hace bueno.

Por otra parte, habría que comenzar a estudiar por qué circuitos, en el extranjero, han llegado a la conclusión de que perseguir a Botín nos cuesta muchos millardos. Si algo tiene Botín es acceso a todo medio de comunicación para favorecerse como sea. Él a través de familiares controla páginas salmón y otros medios. ¿No será esto algo parecido al "se rompe España" de Aznar?

1 comentario:

  1. “Con el debido respeto a los propietarios y lectores de este blog.
    Debido a que no se que pueda estar ocurriendo con un comentario que he puesto en contestación a BF sobre el asunto Botín, que por dos veces he conseguido publicar y que por dos veces ha desaparecido, empleo el recurso de publicar una entrada como anónimo para que pueda ser leída mi opinión.
    Disculpen las molestias”

    Quiero que sepas, estimado “Anónimo” que, por mi parte, no hay disculpas que pedir: has expuesto una opinión personal que puede ser distinta a otras (como la mía), pero lo haces de una manera correcta, y aportando argumentos tan válidos como puedan ser los expuestos por los que opinamos de otra manera.

    Por otro lado, curioso lo que dices respecto a que hayas conseguido publicar, y posteriormente, haya desaparecido … pues ya es más de lo que yo consigo: yo no consigo ni publicar mis colaboraciones (aunque no tengo problemas con los comentarios), que se “publican” como simples borradores, y sólo ven la luz gracias a que otro de los administradores autorizados lo hace por mí.

    Aparentemente, me ocurre desde que, inocentemente, alguien en casa aceptó actualizar no se qué, y ello significó la instalación de Internet Explorer 9.

    Saludos,

    ResponderEliminar

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.