viernes, 14 de diciembre de 2012

La deuda española, su gestión y su spread

Análisis de la actividad del Tesoro español en 2012 y 2013




Desde el verano todos los analistas independientes sugerimos al Gobierno que, si estaba convencido de hacer las reformas e ir cumpliendo los objetivos marcados por la CE, debería rebajar el plazo medio de las emisiones de deuda pública hasta que volviéramos al crecimiento económico.
Afortunadamente, así lo ha hecho el Tesoro, el plazo de emisión del 2012 bajó a 6,05 años, desde los 6,5 años del 2011.
Con ello, a pesar de que la prima de riesgo de España ha aumentado en 2012 unos 150 puntos básicos de media frente a 2011, hasta noviembre el Estado ha emitido €192.781M a un tipo medio del 3,42%, lo que supone unos intereses de €6.593M que contrastan con los €7.600M que le costó en 2011 emitir €194.884M. Un ahorro de unos €1.000M por una cifra similar.

Hay otro punto importante: este año el Tesoro se está cubriendo bien las espaldas ante el posible susto que haya al final sobre el déficit público de todas las AAPP (muy especialmente de las CCAA) en el 2012, elevando su liquidez.
En septiembre preveíamos que la liquidez a final de año sería unos €25.000 millones. La realidad es que, al finalizar noviembre, el colchón de liquidez del Tesoro, a finales de noviembre, alcanzó €40.010 millones. Esa cifra es la más alta desde antes de la "primavera maldita" de España, en la que el pánico y alarmismo generalizados tuvo como resultado que entre marzo y junio salieran de España €188.927M (¡casi el 19% del PIB español!) de tenedores extranjeros de deuda pública española, y de acreedores mayoristas de deuda del sistema financiero español.

Por otro lado, quisiera recalcar que según los PGE, el año 2013 el Estado afronta una necesidad total de financiación, entre amortizaciones y nuevas emisiones, de €207.173M (siendo los meses de enero, abril, julio y octubre los meses más cargados de vencimientos de deuda a medio y largo plazo), cifra a la que deberán añadirse los €23.000M para el FLA, es decir, un 20% más que los casi €190.000M de emisiones de este año, aunque el aumento neto será semejante al del 2012.
Es de aplaudir que el objetivo para el 2013 siga siendo el continuar con la reducción del plazo medio (los PGE contemplan una caída de la vida media de la deuda en circulación hasta situarse en un rango entre 5,7 y 5,9 años).


En términos del PIB, al finalizar septiembre, la deuda pública de las AAPP españolas, y de acuerdo con los datos publicados hoy por el supervisor bancario (ver en http://www.bde.es/webbde/es/estadis/infoest/a1108.pdf
*La Administración central ha incrementado su deuda hasta el 65,9% del PIB (pero en términos netos es el 61,8%PIB).
*Por su parte, las CCAA han disminuido su deuda hasta el 15,9% del PIB.
*Mientras que las CCLL también han disminuido su deuda hasta el 4,1 % del PIB.
*Finalmente, las Administraciones de Seguridad Social tienen una deuda bruta del 1,6% del PIB, pero en términos netos es del -4,4%PIB
Resumiendo,
*La deuda pública bruta es el equivalente al 87,5% del PIB.
*Pero la deuda pública neta es el equivalente al 77,4% del PIB.


Antes hemos reconocido 
la alta profesionalidad de los responsables del Tesoro, pero aún así, la realidad es que el coste medio de toda la deuda viva ha repuntado desde el 4,07% del año pasado hasta el 4,12%.
Y España tiene poco margen de mejora por culpa de la excesiva prima de riesgo.
Al ser el BCE el mayor acreedor (directa e indirectamente hasta el 40% de la deuda externa neta) de España, debería ser el primer interesado en evitar tener  pérdidas en su cartera por culpa de que España tenga una prima de riesgo (diferencial de interés entre los bonos español y alemán a 10 años) excesiva, que no se ajusta a motivos fundamentales, sino a meras especulaciones de los mercados.
Y España tiene el mismo interés.
Es cierto que últimamente se está consiguiendo doblegar la prima de riesgo, que del nefasto nivel de 700 puntos ha vuelto estos días a los 400, si bien el Gobierno tenía
previsto acabar 2012 con una media de 360 puntos básicos
.

Pero España tiene razón en insistir que esta prima tan elevada es injusta, y no obedece a motivos fundamentales o técnicos.
España NO es la única responsable de las oscilaciones especulativas de los mercados.
Si España está cumpliendo razonablemente sus compromisos con Europa
(y así lo reconocen al FMI, y la propia CE)
, es toda Europa la que debe evitar dichas especulaciones sin fundamento.

En números redondos, cada punto básico de prima de riesgo significa el equivalente a más de €20M anuales, multiplicado por el plazo medio de seis años de la deuda pública española … es decir, cada 100 puntos básicos de prima sería el equivalente al 0,2% del PIB anual durante seis años en menor déficit público, o en menores impuestos a los sectores privados).

Y este factor es clave para España y su objetivo de déficit público.
Y lo es por un doble motivo:
*Para el 2013, porque es necesario conseguir que el crecimiento interanual de los gastos financieros no suba del 14,7% interanual, sobre los €33.650M previstos para el 2012, cumpliéndose así la cifra prevista en los PGE 2013 (€38.590M, es decir, el 3,6% del PIB).
Recordemos que los intereses de la deuda pública para el 2013 significarán el 22,7% del gasto total de la Administración Central (incluidas las pensiones y las ayudas al desempleo), con un importe semejante al presupuesto de €39 millardos de todos los Ministerios.
*Para el 2014,
cuando la economía vuelva a crecer y se empiece a crear empleo, y, a pesar del esperado crecimiento económico, porque este exceso de gasto público en servicio de la deuda, aumentaría el déficit público, y para no superar el compromiso de déficit público, España se vería obligada a no poder desactivar algunas de las pasadas medidas tributarias transitorias
.)la subida del IRPF,
.)la supresión de la paga extra de Navidad de los funcionarios,
.)además de la prometida rebaja del excesivo recargo del coste laboral empresarial, que no ha podido ponerse en marcha el 2013).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.