miércoles, 8 de mayo de 2013

¿Cuántos parados hay en España?


¿Cuántos parados hay en España?

 

 


¿Cuántos parados tiene España? A primera vista parece una pregunta sencilla. Cualquiera pensaría que no hay más que ir a Google y poner "parados en España". En teoría, el buscador ofrecerá noticias y webs oficiales en los que encontrar rápidamente el dato buscado. Sin embargo, si alguien hace la prueba descubrirá que no es tan fácil. Incluso si restringe la búsqueda al último mes, podrá ver con estupor cómo aparecen noticias con titulares aparentemente contradictorios, muchas veces publicados en las mismas fuentes. 

De hecho, hace diez días, el Instituto Nacional de Estadística (INE) presentaba los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre según las cuales 6,2 millones de españoles estaban en situación de desempleo a finales de marzo. Una semana más tarde el Ministerio de Empleo era el encargado de ofrecer los datos mensuales de paro registrado de abril, que indican que sólo 4,99 millones de españoles están realmente sin trabajo. 

Y claro, con esta disparidad, es lógico que los ciudadanos se pregunten: ¿qué está pasando? ¿Cuál es la cifra real: los 6,2 o los 4,99 millones? ¿Sobrestima la EPA el número de parados españoles? ¿O más bien lo que ocurre es que los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SPEE) no registran a todos los desempleados? 




No hay una única respuesta a estas preguntas. De hecho, en las últimas semanas ha habido una fuerte polémica respecto a esta cuestión. Juan Rosell, presidente de la CEOE, aseguraba en febrero que la EPA tenía fallos y que en España en realidad no había seis millones de parados. Y El País publicaba el 29 de abril una tribuna con una tesis similar ("El enigma de la magnitud del paro juvenil" ver http://elpais.com/elpais/2013/04/22/opinion/1366640373_850964.html), que era inmediatamente contestada en las redes sociales, por su falta de rigor y de conocimiento respecto a cómo se hace esta encuesta. 

Lo primero que hay que apuntar es que es lógico que las cifras de los SPEE (el antiguo INEM) y las del INE sean diferentes, porque miden cosas distintas y cada uno lo hace con una metodología propia distinta. En este sentido, es bastante conocido que la EPA es una encuesta, mientras que el paro registrado podríamos decir que es una lista, que incluye a todos aquellos que están apuntados en las oficinas públicas de empleo. Sin embargo, incluso así, resulta difícil explicar una diferencia de 1,2 millones. 



 
Es evidente que la encuesta EPA tiene evidentes defectos de fondo:    

1.-No es creíble que, mientras la fuerza laboral ocupada de España era 16.634.700 personas en marzo 2013, y la de Estados Unidos (país con una población equivalente a 6,67 veces la española, y con una media de edad inferior a los 41 años de España) era 63,3 millones en la misma fecha (es decir, 3,8 veces la española) ... la tasa de paro en USA sea 7,6%, mientras que la EPA nos indique que la tasa de paro en España era 27,16%. 
 
2.-
Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europa, utiliza dos medidas para calibrar el desempleo juvenil: la primera se calcula teniendo en cuenta a todos los que constituyen la población activa de ese grupo de edad (es decir, los empleados y los que buscan activamente trabajo) y se conoce con el nombre de “tasa”; a la segunda, que incluye a todos los jóvenes, se la denomina “ratio” de desempleo. La primera fórmula situaba el índice de desempleo juvenil español en el 53% a finales de 2012 (tres veces más que en 2007, en el punto culminante del boom económico) y el segundo indicador (la ratio), más cercano a la realidad, en el 22%.
Por razones que la propia Eurostat sabrá, este organismo utiliza una definición irreal del índice de desempleo juvenil.   


 

Pero también es evidente que
la cifra del SPEE de paro está ligeramente "maquillada" desde hace unos años. En tiempos de Celestino Corbacho en el Ministerio de Trabajo, se decidió que algunos desempleados no estarían incluidos entre los "parados registrados". Esto hace que cada mes haya más de medio millón de personas que podrían figurar bajo esta rúbrica pero no lo hacen, por una mera cuestión de elección de aquellos que hacen la estadística. 
 
Ateniéndonos a los últimos datos (los de abril 2013), en los SPEE hay 6.469.715 "demandantes de empleo", es decir, personas que están apuntadas en sus oficinas. De ellas, algo más de 910.000 están ocupados, por lo que quedan unas 5.560.000 personas que no hay ninguna razón para que no sean considerados "parados". Sin embargo, hay 263.385 personas que salen de la lista por tener "disponibilidad limitada" (es decir, que incluyen algunos requisitos en su solicitud) y otras 306.496 que son demandantes no ocupados o "denos" (normalmente porque están en acciones de formación). Estos 570.000 demandantes de empleo son personas que quieren trabajar y no pueden, por lo que cumplen perfectamente con la definición clásica de parados.



 
Es curioso que Eurostat tome como cifra más correcta para medir el paro español el dato de la encuesta del INE –la EPA-, mientras que para Alemania –y otros países “modelos”- acepte la cifra del Servicio de Empleo nacionales, que contienen excesivos maquillajes (ver
http://www.vozpopuli.com/nacional/8475-espana-lider-del-desempleo-estadisticas-tramposas-en-eeuu-francia-y-alemania).
Por ejemplo, según la Oficina Federal de Estadísticas de Alemania, de 1999 a 2009, los ‘minijobs’ suben un 47%, los contratos a tiempo parcial un 28% y los temporales, ¡un 131%!, mientras que los contratos indefinidos sólo subían un 4%. El portavoz del Ministerio de trabajo tuvo que reconocer que sólo un 43% de los seniors en paro estaban registrados en las listas oficiales (Alemania ha hecho lo que ahora Merkel considera como referencia para España: convertir los parados en precarios, sin derecho a la jubilación. En el periódico Die Welt, concluía un director de una agencia del paro de Alemania:“La verdadera cifra no es 3 millones de parados, sino 9 millones de precarios.”). 


 

Personalmente, en mis análisis siempre tengo en cuenta el dato del SPEE, pero eliminando el "maquillaje" que he mencionado (dato que, dicho sea de paso, es mucho más duro que los que utilizan en otros países "modelos").

Consecuentemente, para mis análisis, España tenía en abril 2013 un nivel medio mensual de paro de 5.559.074 personas.    
Dicha cifra nos indica un crecimiento anual de 196.361 parados (con respecto a los 5.362.713 parados "sin maquillaje" que había en abril 2012). 
Este crecimiento que señalo es inferior a la que hubo en los datos oficiales (que pasaron de los 4.744.235 parados de abril 2012, a los 4.989.193 parados de abril 2013, es decir, con un crecimiento anual de 244.958 parados).
Y ello es debido a que en el último año ha descendido el "maquillaje" en los datos del SPEE (que pasaron de 618.478 personas en abril 2012 a 569.881 personas en abril 2013). El factor más importante se produjo en noviembre del 2012, cuando se eliminó el sistema especial de cuidadores no profesionales de personas dependientes, quienes pasaron a computar directamente como parados oficiales.
 
Conviene no olvidar que, desde su máximo en septiembre 2011 -3.220.500-, el número de empleados públicos ha descendido en 18 meses -hasta marzo 2013- en 374.800 menos empleos públicos, una cifra semejante al incremento que el empleo público había tenido artificialmente durante los cuatro años previos de crisis (septiembre 2007 a septiembre 2011). Podemos ahora sí afirmar que el incremento del paro empieza a ser más equilibrado, afectando con la misma gravedad al empleo público como al privado, lo que, sin duda es el camino que España necesita.  

 

 
Saludos, 
PD-Añado aquí el esquema de una conferencia que di el pasado otoño, cuyo texto nunca publiqué:
 

EVOLUCIÓN EMPLEO ESPAÑA DEMOCRÁTICA

 

1.-Acudimos a las fuentes oficiales que nos proporcionan el Inem y el INE (http://www.ine.es/prensa/epa_tabla.htm), pero también al estudio sobre el Pasado y presente del desempleo en España de Alberto Recarte para obtener los datos sobre la evolución del empleo en la España democrática (ver en http://www.libremercado.com/2011-05-09/alberto-recarte-pasado-y-presente-del-desempleo-en-espana-59631/#p1).

2.- Desde 1974 hasta 1998 el empleo creció en España en sólo 1,6 millones de personas, al aumentar desde los 13,4 millones a los 15 millones de ocupados. De ese crecimiento, 1,3 millones se dieron en el sector público y el privado oferente de servicios sociales, y sólo 0,3 millones en los sectores privados productivos.

3.- Desde 1998 hasta 2007, el punto más alto del ciclo alcista impulsado sobre todo por el euro y sus bajos tipos de interés, el empleo creció en 5,5 millones de personas.
Aumentó desde casi los 15 millones de 1998 hasta los 20,5 millones del último trimestre de 2007. Un aumento de más de 610.000 personas al año.
De esos 5,5 millones de nuevos empleos, la burbuja inmobiliaria creó 1,8 millones de trabajos (1,4 millones se crearon en el sector de la construcción y en el inmobiliario, y 0,4 millones en los sectores industriales dependientes de la construcción).
En el conjunto de las AAPP y en el sector de prestación de servicios sociales, el empleo aumentó en 1,2 millones de personas.

4.- Posteriormente, en el periodo 2008-primer trimestre de 2011, se perdieron 2,4 millones de puestos de trabajo.
La pérdida del sector privado fue de 2,7 millones de empleos, mientras que el empleo público volvió a crecer en otras 300.000 personas.
 
Es decir, de los 5,5 millones de puestos de trabajo creados en el periodo 1998-2007, al finalizar el primer trimestre del 2011 sólo se conservaron 3,1 millones: 1,7 millones en el sector público y el privado oferente de servicios sociales, y 1,4 millones en el sector privado directamente productivo".

5.- Consecuentemente, EN 37 AÑOS DE DEMOCRACIA (desde 1974 al primer trimestre 2011), la economía española sólo ha creado 4,7 millones de puestos de trabajo (hasta los 18.150.000 empleos).
De ellos, sólo dos millones de puestos de trabajo en los sectores privados directamente productivos
, un promedio de 58.000 empleos al año.
Mientras, la población ha pasado de 34 a 47 millones de personas (siendo la inmigración el equivalente al 50% de dicho aumento).
 

 

Para actualizar a estos días, recomiendo tener en cuenta el Informe de Fedea “Los ajustes del empleo público que han de venir” en http://www.fedeablogs.net/economia/?p=24877.

6.- En estos dieciocho meses hay dos períodos claramente opuestos:
 
6.1.-El periodo hasta septiembre del 2011, en el que, según el INE, el sector público alcanza su máximo histórico de 3.220.600 empleados públicos, a pesar de que el sector privado seguía disminuyendo su personal, y los empleos totales disminuían hasta los 18.069.000.
 
6.2.- Si el número de empleados públicos creció en 375.243 en el período diciembre2007 a septiembre2011 (fecha en la que se alcanzó el máximo histórico de 3.220.600 empleados públicos) ... mientras millones de ejecutivos, empleados y trabajadores privados, y autónomos, comercios, y pymes, iban al paro y/o la ruina ... ES HUMANO Y COMPRENSIBLE QUE LA TENDENCIA TAN ESPAÑOLA DE PREFERIR SER FUNCIONARIO CON EMPLEO SEGURO SE HAYA MULTIPLICADO HASTA EL ACTUAL NIVEL ABSURDO E IRRACIONAL.

3.-Pero en los últimos nueve meses la tendencia se ha girado por primera vez en la Historia de la España democrática.
Siguiendo la misma fuente homogénea, el INE, en junio2012 los asalariados públicos alcanzan la cifra de 3.041.100 (y el nº de ocupados había descendido hasta los 17.417.000 empleos).
Es decir, en nueve meses el número de empleados públicos se ha reducido en 179.500 (uno de cada tres empleos perdidos correspondía ya al sector público).
Produciéndose en el segundo trimestre del 2012 algo insólito nunca visto en España: mientras el número total de empleos bajó en 16.000 (gracias a las campañas de Semana Santa e inicio del periodo veraniego), el descenso del número de empleados públicos fue 63.000.
Empieza a ser una realidad el proceso de adelgazamiento de la burbuja de la estructura administrativa pública, que pesa como una losa sobre los sectores productivos privados
.
 
6.4.-Y esa tendencia continúa, e, incluso, va in crescendo. Recientemente el sindicato CSI-F ha hecho público que el número de empleados públicos ha descendido en 220.472 en los primeros nueve meses del año. Es decir, que el paro se ha engrosado más por la eliminación de los excesivos empleados públicos, que por la destrucción de empleos privados.
Y la multitud de EREs y procesos de reestructuración en curso en todos los estratos del sector público (en todas las “17Españitas”, desde sus propios órganos autonómicos, hasta los miles de entes locales, pasando por sus innumerables entes públicos de toda calaña) dan fe que es factible el objetivo del Gobierno de eliminar, antes de que finalice la legislatura, la grasa adquirida desde el inicio de la crisis económica (digamos unos 400.000 empleados públicos… mientras millones de ejecutivos, empleados y trabajadores privados, y autónomos, comercios, y pymes, iban al paro y/o la ruina).

 

 

Hay una realidad incontestable: SI QUEREMOS VOLVER AL DESARROLLO, MEJORANDO LA PRODUCTIVIDAD Y EFICIENCIA DE ESPAÑA Y SUS SECTORES PRODUCTIVOS, ES ABSOLUTAMENTE NECESARIO REDUCIR LAS COSTOSA Y EXCESIVA ESTRUCTURA ADMINISTRATIVA PÚBLICA. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.