lunes, 17 de marzo de 2014

La máquina total


Una de las últimas veces en que intercambié correspondencia con Pedro, más o menos cuando me comunicó que iba a aceptar la presidencia de la Asociación de Auditores de España, estaban intentando involucrarlo en la creación de la máquina total, en el Sancta Sanctórum de la inversión, en una especie de piedra filosofal que tornase en oro aquello a lo que apuntase. Él tenía que aportar datos macro para construir los algoritmos y posteriormente programar la máquina. Esta decidiría tomar posición en tal o cual país, en una u otra acción del mundo o en cualquier tipo de bono. A mí me lo contó y me hacía partícipe, en su medida de lo posible de tal engendro. Poco a poco tal máquina ha caído en lo imposible porque no son las variables macroeconómicas las que predicen qué pueda hacer el futuro.

¿Existe la máquina total? Responder la pregunta supone tener que construir un ente artificial que luche contra unas cuantas máquinas que ya existen. Dejando de lado los ordenadores de alta frecuencia, existen otros de frecuencias más bajas. En este blog se pudo leer algo sobre la componente de ruido rojo que inunda toda cotización. El ruido rojo es el ruido browniano del que se pueden encontrar estudios basados en fractales, negaciones sobre el paseo aleatorio, evidencias al aplicar el Método de Montecarlo, bases sobre la opinión contraria y un sinfín de atrayentes conceptos, nada al uso de la mayoría de inversores, que vienen a dar al traste con la eficiencia de los mercados, cosa que si aún no sabía el lector, debe de encajar de una vez por todas. (Consecuencia lógica de la ineficiencia de los mercados es la falsedad de la información: La mayoría de la información es falsa o tendente a conseguir tu perjuicio). Ese ruido existe y aunque sea en parte una componente de la propia construcción y negociación en los mercados, podemos considerar que la otra parte puede existir o no existir. Si existe, esa otra parte, una gran dosis del ruido rojo es generado artificialmente. Su creación obedece a enriquecerse artificialmente sin tener en cuenta fundamentales, tendencias, valor, etc. y primando, tan sólo, el control de los mercados para el beneficio particular. Dicho así suena a lícito, pero los mercados se doblegan a voluntades, si existe la componente de ruido artificial, de enriquecimiento a costa de engañar a la mayoría de intervinientes. Maquinar (nunca mejor dicho) para robar a los inversores no debe ser muy lícito.

Me he permitido borrar todas mis entradas en el blog salvo esta y alguna publicación que le hice a Pedro cuando él no pudo, porque aquí existían explicaciones muy precisas de cómo contraatacar a esas máquinas generadoras de ruido browniano. Debe saber el lector, si no lo sabía ya, que por diversas circunstancias somos un equipo investigando sobre la línea indicada e iniciada por mí. Contra las máquinas generadoras de ruido rojo se puede actuar. Contamos con diversos métodos con nombres poco conocidos que consiguen averiguar qué van a hacer los algoritmos de las máquinas de los grandes todopoderosos de las finanzas. Cada vez les pillamos más cosas y muy a pesar de que constantemente se renuevan.

Tenemos el Método de las directrices, Directrices inversas, Expansivas ascendentes, descendentes, simétricas, Contractivas, “Palet” de Pau, la b de la B, Objetivos de gaps, la Barra del día (bajo ciertas circunstancias), la Barra de la directriz (bajo ciertas circunstancias), la Vela Calipo, la Vela Polo Avidesa, la Vela, Flash Golosina, la Vela 1/2 Flash conectada a su otra Vela 1/2 Flash, la Vela Pistón y el recientemente descubierto Saltimbanqui. Estos son los principales métodos de precio que consiguen ir chivando qué van a hacer sus algoritmos de ruido browniano en el eje vertical, es decir en su amplitud. A su vez contamos con diversos métodos sobre el cálculo de tiempo en el que consiguen sus objetivos, o sea, cálculos sobre la frecuencia emisora de cada ruido. Por ello (por lo deducido) y negando que creamos en la brujería, pensamos que sí, que la mayor componente de ruido rojo es generada artificialmente, a través de algunos ordenadores, que pensamos tienen entidades ejecutoras como Goldman Sachs, Black Rock y demás asociadas a las órdenes de quienes dominan la economía del mundo y sus instituciones, como FMI, OCDE, la Organización Mundial del Comercio y demás organismos internacionales incluyendo, también, a mafias. Esta segunda parte del ruido rojo, al ser generado artificialmente, ya no debiera llamarse ruido, sino que debiera ser tildado de métodos de manipulación de los mercados.

Por todo lo expuesto he suprimido cualquier lectura nacida de mí. La máquina total no existe, ni existirá ya que aunque pudieran ser pillados todos sus algoritmos, estos pueden modificarse al antojo de sus creadores. Pasar totalmente desapercibido es lo mejor para que nuestro equipo pueda tener larga vida. Permanentemente estudiamos qué puede habérseles ocurrido programar que genere algo semejante al ruido browniano, que es observable en los mercados, y por ello pasa totalmente desapercibido salvo para muy poca gente.

Me ha parecido mal borrar las intervenciones de Pedro (BF), de David (Catarrochi) y todas las anónimas por ser de su propiedad intelectual por más que formen parte de mi blog.

No hay máquina total conocida y si existe no creo que se de a conocer nunca. Me conformo con ir pillándoles sus decisiones desde la sombra.

5 comentarios:

  1. entonces ya no volveras a publicar nada? Se cierra el blog?

    ResponderEliminar
  2. No. El blog no se cierra, pero se reserva dar explicaciones. Quizá contar historias o historietas atraiga mucho más a las mentes. Las historias se almacenan mejor en la cabeza y atraen a más gente.

    Ahora mismo la diferencia de precio entre una acción de BBVA y una acción de SAN están en un lugar excepcional para que SAN recupere terreno o para todo lo contrario. Puedo poner su gráfica pelada, pero si cuento una historieta sobre este asunto será más probable que despierte tu interés, como estoy haciendo en este momento. Aún no te he dicho si pienso que SAN recupere o que BBVA se aleje más (independientemente de que suban bajen o se comporten disparmente). Puedo ir a buscar necedades sobre BBVA y sobre SAN y con dos o tres de ellas construir paridas al estilo de los lugares más leídos. El hecho observable es que se está en un lugar decisorio para que ocurra una de las dos cosas dichas. En unos días o mediante más estudio (que aún no he hecho) se podrá intuir qué vaya a ocurrir. Claro, ahora ya estás intrigado y eso no he contado qué es lo que produce el momento decisivo en el que se encuentran.

    Cuando ponga una entrada de BBVA y SAN, verás un cuentecillo y cómo por arte de birlibirloque concluyo algo. En eso consistirán mis aportaciones, en el arte del bilibirloque.

    ResponderEliminar
  3. Este blog era uno de mis favoritos.......hasta hice el curso del metodo de las direcctrices......quiero que intenteis volver a ser como antes,es posible?

    ResponderEliminar
  4. El secreto de la creatividad es saber esconder tus propias fuentes. Albert Einstein

    ResponderEliminar
  5. Pues... me ocurre como a Sergio. Lamento mucho esta decisión (egoistamente) pero la respeto y además, la entiendo perfectamente.
    Me alegra que hayáis avanzado tanto y os deseo mucho éxito en vuestra lucha continua contra los "malos".
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.