martes, 4 de agosto de 2015

Petróleo

Esta entrada no va sobre ningún análisis monetario, mi especialidad, y si sobre un tema que considero que es el más importante al que nos enfrentamos como civilización.

Puede sonar muy duro y seguro que a muchas personas no le parecerá tan importante, pues posiblemente hay mayores problemas y/o de más importancia.

Traigo a colación este tema pues creo que no está demasiado presente, en los mercados tal vez, y próximamente puede ser un tema de capital importancia. La forma, manera y tiempo en el que se produzca se determinará en el futuro próximo y no es mi intención avanzarme a los acontecimientos.

¿Por qué es tan importante el petróleo?
 Porque ninguna otra fuente de energía tiene las estas propiedades: 
  1. alta densidad energética, 
  2. fácil de transportar, 
  3. versatilidad en el uso, 
  4. gran rendimiento


Es bien conocido como nuestro desarrollo como civilización ha venido gracias a tener un combustible fósil abundante y barato.
Los días de abundancia han acabado y cada vez cuesta más extraer petróleo.
Como vemos los grandes pozos ya han sido descubiertos  y la producción no para de crecer debido a la demanda mundial.
Debido a la dificultad para extraer, los costos aumentan y las compañías necesitan más dinero para invertir.

En los último años las compañías gastan más dinero que el que ingresan por sus operaciones, entrando así en un círculo vicioso de apalanque financiero. El hecho de que el precio del petróleo baje durante un largo periodo de tiempo, y caduquen los contratos de cobertura de precios que los bancos no renuevan a las petroleras, pone en serios aprietos al sector petrolero.


Y así pueden perder miles de millones de dólares en inversiones que no se van a poder rentabilizar.

Las 127 mayores compañías de gas y petróleo del mundo se han endeudado irracionalmente para mantener la ficción de un mundo en expansión (llegando al absurdo de solicitar crédito para arrojar dividendo). Estas compañías se han empantanado en proyectos de petróleo y gas no convencionales que han demostrado tener nula o negativa rentabilidad; esto incluye los biocombustibles, las arenas bituminosas de Canadá y resto de petróleos extra pesados, las aguas ultra profundas y, por supuesto, los hidrocarburos extraídos mediante fracking. Las compañías más grandes han empezado a desinvertir fuertemente en los yacimientos menos rentables, centrándose en un volumen de negocio inferior pero de mayor rendimiento, y la presión para aumentar esa desinversión va en aumento. Si la actual bajada de precios se profundiza y es lo suficientemente duradera, se abandonarán más proyectos y eso hará que a la vuelta de un par de años ese petróleo que se tenía que haber empezado a poner en producción ahora simplemente no estará allí.

Inversión en el segmento upstream (desarrollo de pozos ya descubiertos pero no explotados  y exploración en búsqueda de nuevos pozos). Desde mediados de 2010 es decreciente.



La deuda de las grandes compañías del sector del petróleo y el gas puede fácilmente derde más de 300.000 millones de dólares, y creciendo cerca de 100.000 millones cada año.
Las compañías no sólo están fuertemente endeudadas, sino que además están incrementando de manera brutal su endeudamiento al tiempo que deterioran su capacidad productiva de cara al futuro. Es en este contexto que las compañías están vendiendo activos mientras rebajan sus objetivos de producción, lo cual es síntoma de que las compañías del sector están fuertemente endeudadas.


La fuerte volatilidad de los precios del petróleo es uno de los síntomas de problemas de suministro de esta fundamental materia prima. Cuando la actividad económica es vigorosa, la demanda sube pero la producción no puede seguir el ritmo, con lo que el precio sube hasta que los altos precios dañan la actividad económica. Entonces la demanda baja, el precio cae bruscamente y eso permite que poco más tarde comience la recuperación económica, vuelve a subir la demanda y volvamos al punto de partida. Mientras la producción de petróleo suba lentamente o incluso se estanque es de esperar que se reproduzcan periódicamente estos ciclos de recuperación y caída.
 
Ha habido dos aceleraciones en la producción de "todos los líquidos del petróleo" (petróleo crudo convencional + crudos no convencionales + diversos sucedáneos más o menos asimilables). La primera aceleración se produce tras la crisis del 2008 y se sustenta con biocombustibles,
La segunda en 2011, siendo ya obvio el fiasco de los biocombustibles, y con una nueva recesión en marcha, hizo falta buscar algo más con lo que impulsar la producción de petróleo, y aquí es donde emerge con fuerza el fracking, como evidencia la franja de color lila. Sin el aporte de los condensados y el petróleo ligero de roca compacta (light tight oil) americano la producción total de hidrocarburos líquidos habría decaído unos 3 millones de barriles diarios. Aquí pasa una cosa parecida a la de los biocombustibles: las compañías que explotan estos recursos se están arruinando y esa montaña de deuda inevitablemente explotará más pronto que tarde.
 La Agencia Internacional de la Energía utiliza la nomenclatura "All liquids", cuya traducción sería "todos los hidrocarburos líquidos". Eso quiere decir que ahora que la producción de petróleo ha llegado a los 93 millones de barriles diarios (Mb/d) de petróleo. Petróleo crudo convencional y condensados es actualmente de unos 68 Mb/d (la cantidad oscila un poco mes a mes) y su producción ya está por debajo del máximo histórico de 70 Mb/d de 2005.
  
Tasa de retorno energético (TRE)
En inglés ERoEI (energy returned on energy invested), EROI (energy return on investment) es el cociente de la cantidad de energía total que es capaz de producir una fuente de energía y la cantidad de energía que es necesario emplear o aportar para explotar ese recurso energético.
A medida que los yacimientos de petróleo más accesibles y superficiales se agotaron, fue necesario buscar, prospectar y perforar a mayor profundidad o en lugares menos convenientes: lejanos de los centros de consumo, en alta mar... de tal manera que los costes energéticos de estas extracciones han ido creciendo con el tiempo: en la actualidad la TRE de la extracción de petróleo se evalúa entre 5 y 15 dependiendo de los autores: invirtiendo el mismo barril de petróleo que en 1850, el resultado obtenido son de 5 a 15 barriles, en vez de 100.
 
Este concepto es el más importante y clave para conocer como es de importante la energía para nuestra civilización.
En las columna de la izquierda vemos como el petróleo y carbón anterior a 1950 tenía un gran rendimiento energético. Era un combustible abundante y baratísimo. Combustible que ardió para construir nuestra sociedad y darnos la sensación de crecimiento perpetuo y duradero.
Podemos ver como es a partir de 1970 como el TRE del petróleo baja hasta 10.

Actualmente, y según la fuente, la TRE del petróleo convencional está sobre 16. Es una media de todos los pozos actualmente en uso. Hay muchos todavía con TREs de 60 o 70, pero es inevitable que su producción decrezca.
Como se puede ver el resto de petróleos no convencionales no son rentables.
En la siguiente tabla podemos ver el coste de producción según el tipo de petróleo. Impacta ver el cuadrad verde de la izquierda. El petróleo ya extraído y su coste.

Según diferentes estudios, autores y perspectivas una TRE Global menor de 6-7 nos llevaría a una recesión global permanente y TREs globales por debajo de 3 se creen que  no son viables para nuestra sociedad de consumo.
Cómo son de parecidos al petróleo los petróleos no convencionales.

Lo más parecido al petróleo crudo es el Petróleo Ligero de Roca Compacta (Ligth Tight Oil) que se extrae directamente de la roca madre, no porosa, con la técnica del fracking (de momento sólo en EE.UU. y en Argentina). Aparte de lo costoso del método de extracción (que ha originado una burbuja financiera que a estas alturas está reventando), el líquido extraído tiene una proporción de hidrocarburos de cadena corta bastante más elevada que la del crudo promedio (de ahí el nombre de Petróleo Ligero). 
El resto de "petróleos no convencionales" son básicamente de tres tipos: 
  1. crudo sintético obtenido de petróleos extra-pesados, 
  2. biocombustibles y 
  3. líquidos del gas natural. 
El primer tipo se obtiene combinando bitumen extraído de las arenas bituminosas del Canadá con gran destrozo ambiental y el de la Franja del Orinoco, en Venezuela. Se requieren grandes cantidades de agua y de gas natural para su síntesis, es muy costoso, ambientalmente muy dañino, tiene baja TRE y requiere muchas adaptaciones en las refinerías; encima, está prácticamente ya en su máximo de producción, a pesar de que sus reservas son enormes. En cuanto a los biocombustibles, son un sumidero energético y fuente de muchos otros problemas y nunca tuvo sentido económico ni mucho menos energético producirlos. 
Por terminar, los líquidos del gas natural son en su mayoría (90%) hidrocarburos de cadena corta, que son útiles en la síntesis de plásticos, y su inclusión en esta categoría sólo introduce confusión (y encima es la categoría mayoritaria dentro de los no convencionales). Todos estos hidrocarburos líquidos no son completamente equivalentes (no son fungibles, usando el término técnico); por ejemplo, el LTO y los líquidos del gas natural no se pueden usar para producir diésel; el biodiésel no puede usarse solo sino mezclado con petrodiésel; y el bitumen de Canadá y Venezuela necesita o bien grandes cantidades de gas natural o bien ser combinado petróleo ligero para que su refino sea posible, y no se puede refinar más que en ciertas refinerías. Además, muchos de estos petróleos tienen un contenido energético en volumen sensiblemente menor al del petróleo medio y todos ellos son más caros energéticamente de producir (tiene menor rendimiento, es decir, menor TRE).
 En un reciente análisis publicado por Ron Patterson sobre el último Drilling Productivity Report del Departamento de Energía de los EE.UU. la producción de petróleo ligero de roca compacta (light tight oil) ha llegado ya a su máximo y ha comenzado su declive. Ojo con la burbuja financiera de las empresas americanas de fracking..

Para aquellos que alberguen la esperanza de que alguna fuente de energía vaya a substituir al petróleo, no está de más señalar que no parece que las cosas vayan por ese camino. 
El problema más grave de esta contracción es que se va destruyendo capacidad productiva, que dadas las complejidades actuales de la explotación de cualquier materia son difíciles de recuperar una vez perdida; en suma, que se avanza a una destrucción de la capacidad productiva no sólo de petróleo sino de toda materia prima, simplemente porque lo que queda ya no es asequible, es demasiado caro de producir y nuestra economía necesita costes más bajos tanto económicos como energéticos. En suma, es el perverso mecanismo de altos precios - destrucción de demanda - caída de precios - quiebra de compañías productoras - destrucción de la producción y vuelta  a empezar.

Fuente:
http://crashoil.blogspot.com.es/
http://www.congresopicodepetroleo.unedbarbastro.es/

2 comentarios:

  1. El pasado mes de mayo, en su ponencia "Oportunidades globales de la revolución energética" en la reunión anual de Sedigas, el estimado economista DANIEL LACALLE (experto mundial del sector energético, y autor del libro "LA MADRE DE TODAS LAS BATALLAS", cuya lectura recomiendo efusivamente) decía:
    "estamos en medio de la mayor revolución energética de la historia, que ha cambiado la percepción del sector por completo, y que el 'fracking' "ha venido para quedarse".
    "está revolución energética ha cambiado tanto la percepción de las reservas disponibles como la del riesgo político y de suministro, así como la percepción de los suministradores de impactar en el precio".
    "la flexibilidad, adaptarse y manejar los costes es lo que va a llevar a tener éxito".
    "Las estimaciones por el lado del precio y de la demanda siempre se equivocan",
    "cuando hay un cambio tan dramático como el fracking el proceso de aprendizaje es brutal", destacando que ESTA TECNOLOGÍA PERMITE YA QUE EL 89% DE SUS PROYECTOS SEAN RENTABLES CON EL CRUDO A $60.

    ResponderEliminar
  2. "¿Habrá zonas de 'shale oil' que dejen de ser rentables si los precios siguen cayendo?". "No", ha respondido contundentemente Ryan Lance, presidente de ConocoPhillips, bajando el micrófono un segundo después. Lance daba esta respuesta en un seminario de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, paralelo a la cumbre que el cártel celebra EN JUNIO 2015.
    ConocoPhillips es la mayor empresa mundial en exploración y prospección que, gracias al desarrollo de la perforación hidráulica, se ha convertido desde su sede en Houston (Texas) en la tercera mayor empresa energética de Estados Unidos. Lance había defendido minutos antes EL AJUSTE DE COSTES DEL PETRÓLEO DE ESQUISTO ES MUCHO MAYOR QUE EL SUFRIDO POR LA INDUSTRIA TRADICIOBAL:
    1.-EL PUNTO DE EQUILIBRIO SE SITÚA ENTRE UN 15% Y UN 30% POR DEBAJO DE LOS NIVELES DE 2013,
    2.-LA RENTABILIDAD POR CADA POZO HABRÍA AUMENTADO UN 30%, de acuerdo con los cálculos realizados por ConocoPhillips en las formaciones petroleras
    3.-ADEMÁS, EL TIEMPO NECESARIO PARA REALIZAR CADA CICLO DE INVERSIÓN HABRÍA CAIDO UN 40% EN LOS DOS ÚLTIMOS AÑOS.
    ... El presidente de ConocoPhillips espera que esta tendencia de creciente eficiencia se extienda durante la próxima década, de forma que la técnica lograría ser rentable, a pesar de que el precio del barril de crudo esté en caída.

    ¡¡¡ DE HECHO, PODRÍA LLEGAR A OCURRIR QUE EL PRECIO MARGINAL DEL "FRACKING" PODRÍA MARCAR LA COTIZACIÓN DEL CRUDO EN LOS PRÓXIMOS AÑOS !!!.

    ResponderEliminar

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.