domingo, 22 de noviembre de 2015

Estado debería €300MM menos si ZP hubiese aplicado la regla de Montoro






 

Este análisis es COMPLMENTARIO al escrito el pasado 8 de junio 2015  titulad0 “Deuda Pública 2012/2014” que pueden leer en
http://operarbolsa.blogspot.com.es/2015/06/deuda-publica-20122014.html

 

 

El Estado debería €300.000M menos si Zapatero hubiese aplicado la regla de gasto de Montoro

Si España hubiese aplicado antes la regla de gasto público ahora tendría una deuda del 70% del PIB, en lugar del casi el 100% que atesora actualmente. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha estimado que si este indicador de estabilidad hubiera entrado en 2002 en lugar de en 2012, España hubiera acumulado superávits públicos más amplios en años de bonanza y así hubiera tenido que endeudarse menos durante la crisis: ahora debería €300.000 millones  menos.

La regla de gasto la implantó en 2012 el Ministerio de Hacienda dirigido por Cristóbal Montoro junto a los umbrales de déficit y deuda, y limita el desembolso de las Administraciones por debajo de lo que crece el PIB. Se trata de un indicador contracíclico que reduce el gasto en época de vacas gordas y suaviza el ajuste cuando llegan las vacas flacas. Hacienda exige su cumplimiento a regiones, ayuntamientos y al propio Estado.

 La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) acaba de publicar  un documento divulgativo sobre la Regla de Gasto y la sostenibilidad de las finanzas públicas. En este se observa que la deuda de las AAPP podría haber sido casi 30 puntos inferior en 2014 de haberse aplicado dicha regla, sin tener en cuenta el impacto económico de variaciones en el gasto, según las estimaciones de la AIReF. Dichas estimaciones reflejan que la deuda de las AAPP en 2014 podría haberse situado en torno al 70% si se hubiese aplicado la regla de gasto, frente al 99% registrado (*).

El objeto de este documento es ofrecer una visión general de la regla de gasto mediante una aproximación a sus aspectos esenciales, con el fin de contribuir a su difusión y entendimiento. Esta necesidad surge tanto por el desconocimiento de esta regla fiscal, como por su importancia creciente en el contexto de recuperación y mejora de la actividad económica en España prevista para los próximos años. 


(*)En realidad la ratio deuda PDE /PIB alcanzó 99,4% en septiembre 2015, como expuse en “Atalaya económico-bursátil del 17 d3 noviembre (ver http://operarbolsa.blogspot.com.es/2015/11/atalaya-economicobursatil-17noviembre.html)

 

La deuda de las AAPP podría ser casi 30 puntos
 inferior de haberse aplicado la regla de gasto

*** La regla de gasto trata de garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas de modo que, a medio plazo, su aplicación impide que el gasto público crezca anualmente por encima de la tasa de referencia del PIB
*** La regla de gasto genera un mayor superávit en periodos de expansión y actúa como estabilizador cíclico en época de crisis
*** Desde 2006 hasta 2011, la aplicación estricta de esta regla habría propiciado una mejora del saldo del sector público del 3% de media cada año, según las estimaciones de la AIReF

La regla de gasto es una de las tres reglas fiscales fijadas en la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF), junto con los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública.

No obstante, desde 2013, primer año de aplicación de la LOEPSF, el intenso proceso de consolidación fiscal ha hecho prácticamente inoperante la regla de gasto, puesto que el cumplimiento de los objetivos anuales de déficit ha impuesto una reducción del gasto público mucho más exigente para la mayoría de las AAPP.
Sin embargo, esta situación está cambiando a medida que las AAPP se aproximan al equilibrio presupuestario, como es ya el caso de numerosas administraciones locales y alguna comunidad autónoma.
El documento elaborado por la AIReF señala que esta regla fiscal constituye un instrumento de disciplina presupuestaria que trata de garantizar la sostenibilidad de la cuentas públicas de modo que, a medio plazo, su aplicación impide que el gasto público crezca anualmente por encima de la tasa de referencia del PIB.

Además de guiar la política fiscal de las AAPP, esta regla también sirve al objetivo de la estabilización económica desde una doble perspectiva.
Por un lado, no opera sobre los ingresos y excluye los gastos más vinculados al ciclo económico, con lo que permite que estos fluctúen libremente para contrarrestar los efectos del ciclo en la economía.
Asimismo, la regla de gasto trata de evitar en épocas de crecimiento, ante un aumento importante de los ingresos, que las AAPP tiendan a elevar el gasto. En estos casos, la regla de gasto limita el aumento del gasto, por lo que se generaría un mayor superávit (o menor déficit). En este contexto, se proporciona un “colchón” a las AAPP que mejorará su posición fiscal de partida a la hora de afrontar las crisis.

El gasto de las AAPP españolas creció por encima de lo que hubiera permitido una regla de gasto en el periodo de expansión previo a la crisis de 2008. En concreto, desde 2006 hasta 2011, la aplicación estricta de esta regla habría propiciado una mejora del saldo del sector público del 3% de media cada año, según las estimaciones de la AIReF.
Por el contrario, a partir de 2012, el esfuerzo de reducción del déficit para cumplir con el objetivo de estabilidad presupuestaria, ha supuesto una evolución del gasto público más restrictiva que la que hubiera permitido la regla de gasto.
En conjunto, los cálculos de la AIReF establecen que la limitación sobre el gasto derivada de esta regla hubiera supuesto una menor necesidad de financiación y, por tanto, una menor deuda.
http://www.airef.es/system/assets/archives/000/001/167/original/20.11.2015_-_NdPReglagasto20112015.pdf?1448011357

 

La Regla de Gasto y la sostenibilidad de las finanzas públicas

 El objeto de este documento es ofrecer una visión general de la regla de gasto mediante una aproximación a sus aspectos esenciales, con el fin de contribuir a su difusión y entendimiento. Esta necesidad surge tanto por el desconocimiento de esta regla fiscal, como por su importancia creciente en el contexto de recuperación y mejora de la actividad económica en España prevista para los próximos años.

 La Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF) fija tres reglas fiscales de obligado cumplimiento: estabilidad presupuestaria, deuda pública y regla de gasto. Esta última aparece por primera vez con la aprobación, en 2012, de la LOEPSF, situándose al mismo nivel que las otras dos en cuanto a la obligatoriedad de su aplicación y las consecuencias de su incumplimiento

A pesar de ello, desde 2013, primer año de aplicación de la LOEPSF, el intenso proceso de consolidación fiscal ha hecho prácticamente inoperante la regla de gasto, puesto que el cumplimiento de los objetivos anuales de déficit ha impuesto una senda de reducción del gasto público mucho más exigente para la mayoría de las Administraciones Públicas (AAPP) que la que derivaría de la aplicación de la regla de gasto. Tal vez este es el motivo de la escasa atención que, hasta el momento, han prestado a esta regla las distintas AAPP, lo que se ha traducido en la práctica en una notable insuficiencia de información y metodología necesarias para su cálculo.

Sin embargo, esta situación está cambiando debido a la importancia creciente de la regla de gasto a medida que las AAPP se aproximan al equilibrio presupuestario, como es ya el caso de numerosas administraciones de ámbito local y alguna comunidad autónoma, puesto que es en este momento cuando su aplicación tiende a imponer una evolución del gasto público más restrictiva que la que resultaría compatible con el cumplimiento del objetivo de déficit. Con el objeto de servir de ayuda a las administraciones territoriales en el cálculo y aplicación de la regla, garantizando el tratamiento homogéneo de las operaciones, el MINHAP ha elaborado dos guías para la determinación de la regla de gasto; una dirigida a las Corporaciones Locales (CCLL) y otra a las Comunidades Autónomas (CCAA).

En este contexto la AIReF ha elaborado este documento divulgativo sin más pretensión que acercar la regla de gasto a la opinión pública.

 

¿Qué es la regla de gasto?

La regla de gasto es un instrumento de disciplina presupuestaria que trata de garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas de manera que, en un horizonte de medio plazo, el crecimiento del gasto de las AAPP venga limitado por la capacidad de financiarlo con ingresos estables y sostenidos en el tiempo.
De acuerdo con esta filosofía, la aplicación de esta regla impide que el gasto público crezca anualmente por encima de la tasa de referencia de crecimiento del PIB a medio plazo de la economía española, siendo posible superarla, únicamente, en el supuesto de que ese exceso se compense con aumentos de ingresos de carácter permanente.
La actual regla de gasto aparece con la aprobación de la LOEPSF y se aplica por primera vez en el ejercicio 2013.
El artículo 12 de la LOPESF define la regla de gasto en los siguientes términos:
“la variación del gasto computable de la Administración Central, CCAA y CCLL, no podrá superar la tasa de referencia de crecimiento del PIB a medio plazo de la economía española”.
Variación del gasto computable ≤ Crecimiento PIB a medio plazo
 

¿Es lo mismo regla de gasto que
techo de gasto o límite de gasto no financiero?

El techo de gasto o límite de gasto no financiero es un instrumento de gestión presupuestaria a través del cual, una vez estimados los ingresos del ejercicio, se calcula el gasto presupuestario que permite el cumplimiento del objetivo de estabilidad. Por tanto, un nivel más alto de ingresos permitiría un límite de gasto mayor siempre que se cumpla el objetivo de estabilidad. Este límite, que se expresa en términos presupuestarios, sólo excluye de su cálculo las transferencias a CCAA y a CCLL por los sistemas de financiación autonómico y local.

Por su parte, la regla de gasto es una regla fiscal, de acuerdo con la cual el límite al crecimiento del gasto público viene dado por el crecimiento de la economía a medio plazo de manera que, como veremos más adelante, sólo los incrementos de recaudación vinculados a reformas tributarias de carácter permanente permiten un aumento del gasto por encima de dicho límite. En el caso de esta regla, además de las transferencias a CCAA y CCLL por los sistemas de financiación autonómico y local, se excluyen otros gastos como los intereses, el gasto no discrecional por desempleo y la parte de los gastos financiada por la Unión Europea (UE) u otras AAPP.

 

¿Por qué es necesaria una regla de gasto?

La regla de gasto constituye una buena guía de disciplina presupuestaria en tiempo real para las AAPP ya que, a diferencia de otras reglas fiscales más complejas para cuya aplicación es necesario realizar cálculos estadísticos, esta regla se aplica sobre los gastos que son datos directamente observables. Por otro lado, dado que el gasto es la parte del presupuesto que presenta menor incertidumbre y sobre el que las administraciones pueden incidir más directamente, constituye una buena herramienta para controlar el déficit.

Pero, además de guiar la política fiscal de las AAPP contribuyendo a la disciplina presupuestaria, la regla de gasto también sirve al objetivo de la estabilización económica desde una doble perspectiva. En primer lugar, esta regla no opera sobre los ingresos y excluye los gastos más vinculados al ciclo económico (conocidos como estabilizadores automáticos), permitiendo que estos fluctúen libremente para contrarrestar los efectos del ciclo en la economía. En segundo lugar, genera un mayor superávit en épocas de bonanza económica que puede ser utilizado en épocas deficitarias contribuyendo a suavizar las oscilaciones del ciclo económico.
En España, en el periodo de expansión económica previo a la crisis de 2008, el gasto creció por encima de lo que hubiera permitido la existencia de una regla de gasto definida en los términos actuales; en particular, desde 2006 hasta 2011, la aplicación estricta de la regla de gasto habría propiciado una mejora del saldo del sector público del 3% de media cada año. Por el contrario, a partir de 2012, el esfuerzo de reducción del déficit para cumplir con el objetivo de estabilidad presupuestaria, ha supuesto que la evolución del gasto público sea más restrictiva que la que hubiera permitido la regla de gasto. La limitación sobre el gasto derivada de esta regla hubiera supuesto una menor necesidad de financiación y, por tanto, una menor deuda

 

¿Qué AAPP tienen que cumplir la regla de gasto?

Están sometidas a la regla de gasto todas y cada una de las AAPP a excepción de la Seguridad Social. Por tanto, la administración central, cada comunidad autónoma y cada corporación local son responsables de cumplir esta regla fiscal.



 

 




 




Para aquellos que tengan mayor interés en profundizar en este tema, les recomiendo acudir a esta dirección: http://www.airef.es/system/assets/archives/000/001/171/original/Doc_divulgativo_de_la_regla_de_gasto_final.pdf?1448015084

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.