miércoles, 5 de enero de 2011

Lo reconozco: NO estoy corto

Como ya he dicho en otras ocasiones, el AFDR, por supuesto, permite/aconseja estar corto en determinadas ocasiones.
Así me ocurrió en los años 2000 a 2003.
Pero cuando no se dan los fundamentos necesarios, no es conveniente estar corto.


Y en estos momentos estamos en una de esas ocasiones.
Por AFDR no hay motivo fundamental alguno para estar corto.
Los activos de renta variable de las entidades internacionales con sede social en España NO ameritan, en modo alguno, que tomemos la decisión de estar corto.
Al contrario, son activos intrínsecamente MUY infravalorados, aberrantemente infravalorados
.

No me estoy refiriendo al conjunto de los activos financieros de renta variable.
Es cierto que hay muchas acciones que NO están baratas, aunque lo aparenten.
Y ello en muchos mercados mundiales, incluido el español.
Pero, sin duda, NO es el caso de algunos activos de entidades que han demostrado, y siguen demostrando ser capaces de generar valor a sus accionistas, y cuyos mediáticos (e interesados) peligros no son tales, sino lógicas dificultades empresariales sobre las que diariamente se actúa, como siempre ocurre.

Y me refiero muy concretamente a nuestros dos macrobancos globales, y, muy especialmente, a SAN (que actualmente compone, él sólo, el 50% de las carteras).


Otra cosa muy distinta es que, por los motivos que sean, a Don Mercado (es decir, a las manos fuertes y sus maquinitas) le dé por pegar golpes bajistas importantes.
Por ello debemos siempre tener muy en cuenta la opinión de los amigos ATs en los que tengamos confianza.

Y, si a ello le añadimos la histeria “spanish” que nos inunda, se agrava el comportamiento de Don Mercado.
Conviene recalcar que dicha histeria es comprensible a nivel macroeconómico, pero, ciertamente, no a nivel microeconómico para aquellas entidades que previsoramente diversificaron internacionalmente, y tomaron con anticipación las medidas oportunas para no solamente no verse perjudicadas por la crisis, sino, incluso, poder seguir su desarrollo operativo a nivel global.


Consecuentemente con lo expuesto, reconozco que mis inversiones (el 50% del patrimonio) siguen vigentes.
Totalmente concentrado en acciones de corporaciones internacionales con capacidad demostrada de generar y seguir generando beneficios a sus accionistas.

Aunque, lógicamente, como ya saben Vds., hace ya semanas (desde el 16 de diciembre) que no tengo posiciones (el otro 50% del patrimonio).

Ahora bien, y siguiendo las opiniones cuasi unánime de los amigos ATs y AFFs, reconozco que tengo una cobertura muy alta (desde el 9 de diciembre equivalente o superior al 70%), que en la apertura de hoy he elevado al 100%.


Esperemos que más pronto que tarde Don Mercado nos dé un respiro.
Estaremos atentos a la opinión de los amigos ATs.
Saludos,

PD-Les recuerdo a los que me leen que, aunque el AFDR es un sistema básico de actuación bursátil, puede perfectamente ocurrir que el analista que lo aplique se equivoque en su operativa diaria.
Y ese es mi caso.
Como les dije, reconozco que en el trienio 2008a2010 prácticamente he trabajado por amor al arte y al saber. Nada positivo (ni negativo) he conseguido para compensar el esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.