domingo, 23 de enero de 2011

Radiografía actualizada AFDR del Ibex35 -23ene11

La discusión académica sobre el AFDR es sobre si es mejor considerar la relatividad del earnings yield con respecto al yield del bono soberano a largo plazo, o hacerlo con respecto a la tasa de inflación vigente.

Como Vds. saben, yo siempre he preferido medir la relatividad sobre el yield del bono soberano a largo plazo por una doble razón.
En primer lugar es más real y vivo pues la comparación se mide momento a momento sobre bases de mercado efectivo en cada instante, mientras que la comparación con respecto a la tasa de inflación tiene un lag temporal que hace el cálculo de la relatividad menos efectivo en cada momento.
Existe un segundo motivo: siempre se ha considerado que la influencia política es muy superior en la medición de la tasa de inflación que sobre el yield del bono a largo plazo.
Pero en los tiempos actuales esta ventaja es menos evidente pues las actuaciones directas de las Autoridades monetarias en los mercados de los activos soberanos está haciendo que también actúen sobre el yield de los bonos (aunque los hechos están demostrando que su actuación tiene menores consecuencias en los activos a largo plazo que en los activos con menor plazo).

En los últimos años los hechos apoyan a los partidarios de mi enfoque (especialmente desde que el Sr Greenspan tonó las riendas de la actuación directa en los mercados), pero desde el inicio de la Gran Depresión financiera de estos años conviene seguir muy cerca ambos enfoques.
Pues bien, los hechos están demostrando que los mercados mantienen una vida propia, por mucho que las actuaciones cuantitativas hayan aumentado su importancia.
Y en los últimos meses predomina claramente nuestro enfoque sobre el puro de medir la evolución real del earnings yield de los activos de renta variable.


Lo que los hechos también están demostrando es la importancia creciente de los sentimientos y expectativas de los partícipes en los mercados.
Ocurrió de forma clave en marzo del 2.003, volvió a ocurrir en marzo del 2.009 (con un intento previo fracasado en octubre del 2.008), y, aparentemente está volviendo a ocurrir en estos momentos.
Es evidente que los vaivenes de los estados de ánimo de los partícipes de la histeria pesimista a la euforia optimista (y viceversa) son el factor más importante que justifica los puntos clave de inflexión de los mercados que acontecen en determinados momentos, a pesar de que NO se den los fundamentos objetivos de hechos y datos que motiven realmente esos giros tan bruscos que se producen.
Por ello muchas veces habrán observado que tengo en cuenta a los especialistas en AFFs (analistas bursátiles basados en los movimientos de flujos de fondos), como fórmula para mejor prever los movimientos de Don Mercado (es decir, de los mandamases y sus máquinas).
(Ello también justifica que cada vez más aprecie los ATs novedosos como el método expansivo del amigo Jordi, en vez de los métodos tradicionales, que tantas pilladas y pérdidas están ocasionando a los seguidores ATs clásicos).


Pues bien, si tenemos en cuenta esta disyuntiva incial, podemos comparar mejor el momento especial en el que nos encontramos:
*el Ibex35 cerró el viernes pasado en el nivel 10.829,1, con una subida del 9,84% en lo que llevamos de año (el año 2.010 cerró en el nivel 9.560,7), y un nivel de cierre equivalente al del pasado 25 de octubre (10.870,3), día en el que sobrevino la bajada previa.
*El yield soberano ponderado para las entidades del Ibex35 tuvo una evolución desde el 3,921% de hace tres meses, al 5,234% a final del 2.010, y al 5,012% del pasado viernes.
Es decir, vemos que hemos corregido la histeria del yield soberano ponderado (que llegó a alcanzar el 5,40%), aunque, de ninguna manera hemos vuelto a la situación de hace tres meses, por la sencilla razón de que en este periodo también han subido de manera relativamente importante los yields de los activos soberanos de los países centrales (el del bund ha subido desde el 2,46% del 25 de octubre, al 3,18% del viernes pasado; el del bond ha subido desde el 2,51% al 3,42%).

Consecuentemente, podemos claramente llegar a la conclusión de que han variado sustancialmente las perspectivas de los partícipes de los mercados.
Es el único motivo que justifica el que las cotizaciones hayan vuelto a niveles de hace tres meses, a pesar de que los yields soberanos ponderados hayan sufrido una importante subida.

La disyuntiva es saber si ese cambio de expectativas de los partícipes obedece a fundamentos reales objetivos, o son consecuencia de una buena campaña mediática de márketing de las manos fuertes, cuyo objetivo real sea la distribución a estos niveles de cotización de los activos adquiridos a niveles muy inferiores.

Por un lado, observamos que las encuestas de opinión tanto de los partícipes gacelitas, como de los gestores profesionales, nos muestran un nivel de optimismo como no se había visto desde hace años.
Si nos atuviéramos a ese aspecto, es evidente que nos encontramos en una situación muy peligrosa, como la que señala el amigo Jordi, y la cuasi unanimidad de los amigos ATs de mi confianza.
Los datos son claros y tajantes, ese optimismo amerita una corrección importante, o, por lo menos, una seria consolidación.

Y así nos lo indica el AFDR: el potencial de subida del Ibex35 basado en los hechos y datos previstos de BPA, PER, y earnings yield del pasado año nos indican que el margen de recorrido alcista se ha reducido al 1,8%, hasta el nivel 11.025,2 sin pasar a la fase tradicional histórica (sería una locura pensar que en la etapa actual pudiéramos pensar que nuestro índice selectivo nos permitiera pasar a dicha fase estando como están las condiciones macro públicas españolas y sus reformas reales sólo expuestas en el papel –y sin definir claramente-, las perspectivas de coste financiero para las empresas y familias, y el valor de las valutas).
Sólo el optimismo económico y empresarial para este año 2.011 nos permite ver la posibilidad de dar el salto, aumentando el recorrido potencial al 9,0%, hasta el nivel 11.807,2, rebajando el peligro de consolidación a sólo el 4% (hasta el nivel 10403,2).


Creo que las próximas semanas se aclararán muchas dudas que está presentes a nivel macro global, europeo y español, y a nivel micro de nuestras corporaciones empresariales nacionales e internacionales.
Si se confirman las reformas que nos indican los globos sonda lanzados por la panda de iluminados que nos desgobierna, soy optimista sobre las perspectivas 2.011 y 2.012 de España y sus Españitas
.
Afortunadamente estamos dentro de una organización europea que nos controla y tenemos una presidenta de facto alemana que los tiene bien puestos, y lo hechos están demostrando que la alternativa política nacional empieza a creerse sus posibilidades efectivas de gobernar, lo que está forzando que mejoren las perspectivas, y que las reformas vayan por el camino correcto negociado.
Y ambas perspectivas refuerzan mi optimismo.

Es muy posible que los acontecimientos fuercen las cosas estas semanas de gestación de la transformación con reformas serias y efectivas, y haga posible esa corrección/consolidación coyuntural que señalamos antes.
Aunque creo que será una fase transitoria, en la que conviene estar muy atentos para reforzar las inversiones y posiciones
.
Al fin y al cabo se estaría demostrando una vez más que, objetivamente, y desde el punto de vista exclusivamente económico, España NO es un PIG, como expuse en http://operarbolsa.blogspot.com/2010/10/espana-no-es-un-pig-y-su-ibex-35-es-mas.html

Veremos

PD1-A pesar de las fuertes subidas de los valores bancarios internacionales SAN y BBVA, creo estamos sólo en el inicio de la rectificación de la aberración del 2.010 (de igual manera que en el 2.009 corregimos la aberración del 2.008). Yo los mantengo en las carteras con fuerte sobreponderación (suponen +50% del total de las inversiones), pues considero que tienen un recorrido potencial alcista muy superior a la media del índice selectivo. Y mi intención es mantener esa sobreponderación cuando empiece a tomar posiciones.

PD2- Es muy posible que esta próxima semana se alivien las tensiones personales que me han mantenido al margen de la participación bursátil online. Esperemos que así sea, y poco a poco pueda volver a la situación normal previa de hace ya más de un mes.

Saludos, y un fuerte abrazo para todos,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si esta entrada tiene más de 10 días, tu comentario será moderado. Así sabré que has escrito. De otro modo, quizá me pasase desapercibido.